Eulàlia Rovira EN RESiDENCiA en el Instituto Juan Manuel Zafra

Dicen que la mirada cenital es la más poderosa, porque, desde allí, se controlan los suelos. Creemos que tenemos los pies en el suelo como signo de estabilidad y sensatez. Nos aferramos a la superficie como si fuera nuestra base y nuestro límite. Y debajo de ella situamos lo infranqueable. Los invisibles, los infraobjetos: las minas, los muertos, el alcantarillado, los miedos y los imaginarios del subsuelo. La resistencia a entrar en contacto con ese inframundo es lo que nos lleva a construir un aparato de distanciamiento y prejuicio rastreable en la lingüística y en la historia material de los suelos.

Partiendo de estas cuestiones, imagino una serie de incursiones, tanto literales como abstractas, bajo la línea del suelo.

¿Qué hay debajo de la escuela? ¿Qué esconden las aceras? ¿Si viviéramos hace cien años, estaríamos en la ciudad del barro? ¿Qué dicen los relatos de ficción subterráneos? ¿Por qué creemos que hemos fracasado cuando tocamos fondo? ¿Cómo es que el lenguaje me infunde el miedo a caer? ¿Por qué hay teóricos que nos dicen que no existe el horizonte? ¿Quién dice, entonces, que no estamos cayendo en picado? ¿Y si desarmásemos la función jerárquica de las palabras? ¿Seguiría existiendo “sobreproducción” y, en cambio, “subcontratos”?

/

Los procesos de creación y las obras resultantes de cada residencia son presentadas públicamente al finalizar cada edición. En este espacio podréis encontrar su descripción, el registro documental y toda la documentación de archivo.

A lo largo del curso se pueden seguir los procesos de creación mediante los blogs de EN RESiDENCiA.